No siento nada

No siento nada
Ficha técnica
Editorial:
RESERVOIR BOOKS
Año de edición:
Materia
Comic y juegos
EAN:
9788418052026
ISBN:
978-84-18052-02-6
Páginas:
184
Idioma:
CASTELLANO
Disponibilidad:
No disponible

Una radiografía del amor en la era del narcicismo extremo, el nuevo ensayo de la historietista más punk del feminismo actual. ¿Qué le está  pasando al amor? ¿Todavía podemos enamorarnos de verdad? ¿Por qué las  historias casi siempre acaban fatal? Con su tono cáustico y su rigor documental, Liv Str"mquist analiza cómo le va al corazón en estos tiempos de capitalismo tardío. Con la ayuda de Leonardo DiCaprio, Beyoncé, Kierkegaard, Hilda Doolittle, los pitufos, la teoría sociológica, concursantes de reality shows, Platón y muchos más, busca  respuestas a grandes preguntas: ¿Podemos controlar el amor? ¿Qué les pasa a los que van de flor en flor? ¿Por qué las historias casi siempre terminan fatal? La historietista combina referentes conocidos con anécdotas menos esperadas para sondear los recovecos de la pasión:  el tormento del joven que se enamoró de Sócrates hace dos mil cuatrocientos años o la convulsa historia de Lord Byron y su ex. Str"mquist tiene las manos llenas de historias para desplegar una verdadera anatomía del eros. Críticas:
 «Str"mquist torpedea las construcciones sociales.»
 El Mundo «Un ensayo tan divertido como instructivo sobre el compromiso  en el amor que mezcla filosofía y cultura pop.»
 Les Inrocks «Así funcionan los ensayos gráficos de Str"mquist, tanto si tratan de la historia de los órganos sexuales femeninos como del amor: son controvertidos y conmovedores, capaces incluso de rebajar la  tensión en los discursos de género (a veces tan crispados).»
 Die Zeit «Sus viñetas son agudas, enfurecidas, chistosas y precisas, también son informativas hasta niveles insospechados.»
 The Guardian «Liv Str"mquist es esa dibujante de las costumbres humanas que jamás irá con el freno de mano puesto. Con paso decidido y  sin ningún tipo de dilaciones, es capaz de transformar teorías sociales avanzadas en viñetas diáfanas que además le dan a la indignación un contrapunto hilarante.»
 Aftonbladet