¡Fuego a discreción!

¡Fuego a discreción!
Ficha técnica
Editorial:
OBERON
Año de edición:
Materia
Historia
EAN:
9788441535565
ISBN:
978-84-415-3556-5
Páginas:
288
Idioma:
CASTELLANO
Disponibilidad:
No disponible

¡Al rico helado!: el barco de guerra más inusual Las fuerzas de la Marina de Guerra de los Estados Unidos que combatían en el Pacífico Sur se enfrentaban a tres problemas principales: los soldados japoneses, la baja moral de las tropas y un clima caluroso. Tratando de dar soluciones al segundo y tercero de estos problemas, el Servicio  de Inteligencia del ejército estadounidense hizo una lista de posibles remedios... y el helado era la respuesta ideal.
 
 El poder reconstituyente del helado fue tomado tan en serio que en 1945 se construyó el barco militar más inusual de la Segunda Guerra Mundial: se le conoció como el " Ice Cream Barge " y estaba destinado exclusivamente a la fabricación y distribución de toneladas y toneladas de helado entre los barcos y bases militares desplegadas en el Pacífico Sur.
 
 El " Ice Cream Barge " , además de ser la primera heladería flotante y ambulante del mundo, sin duda hizo las delicias de muchos de aquellos soldados y probablemente les supuso un cierto apoyo moral mientras combatían en aquellos campos de batalla tan alejados de su hogar.
 
 Sabemos que las guerras hacen que aflore lo mejor y lo peor del hombre, y ¡Fuego a discreción! va de todo eso, de historias humanas en  las que personajes casi anónimos tomaron decisiones arriesgadas con resultados sorprendentes, de hombres y mujeres ninguneados por la historia que aquí tendrán su pequeño reconocimiento, de estrategias y planes maquiavélicos, disparatados o afortunados, de historias donde la torpeza, el ingenio, el heroísmo o la suerte de sus protagonistas nos arrancarán sonrisas y caras de asombro, y también de historias que  nos conmoverán y nos harán compartir sentimientos con aquellos que las vivieron.

Otros libros del autor

Los inventos de los antiguos
Caballos de troya de la historia
Guía Azul Yemen
Elogio del guardameta
De reyes y dentistas