El supermercado de lo visible. Hacia una economia general de imágenes

El supermercado de lo visible
Ficha técnica
Editorial:
SHANGRILA
Año de edición:
Materia
Cine, radio y television
EAN:
9788412352375
ISBN:
978-84-123523-7-5
Páginas:
178
Idioma:
CASTELLANO
Disponibilidad:
Inmediata: Entrega en 24/48 horas

22,00 €

?Intento analizar, auscultar aquí aquello que, ya en 1929, Walter Benjamin describía como un espacio cargado ciento por ciento de imágenes. O dicho de otra forma, esa visibilidad saturada que hoy nos llega desde todas partes, que nos rodea y nos atraviesa. Un espacio icónico es el producto de una historia: la de la puesta en circulación  y mercantilización general de las imágenes. Había que esbozar su genealogía, desde los primeros ascensores o escaleras mecánicas (esos travellings avant la lettre) hasta las técnicas contemporáneas de oculometría, que pesquisan incluso nuestros menores espasmos oculares,  pasando por el cine, ese gran director de orquesta de las miradas. 
 Sin embargo, en forma subyacente a esta inervación de lo visible, existe una economía propia de las imágenes, lo que intentamos llamar su ?iconomía?. Deleuze la había vislumbrado al escribir, en páginas inspiradas por Marx: ?el dinero es el reverso de todas las imágenes que el cine muestra y monta al derecho?. Una frase cuyo alcance ontológico solo comprenderemos al recordar que ?cine? quiere decir también, en este caso, ?el universo?.
 Por eso, bajo la guía de secuencias de Hitchcock, Bresson, Antonioni, De Palma o Los Soprano, estas páginas quisieran abrir la vía que conduce de una iconomía restringida a lo que podríamos denominar, con Bataille, una iconomía general?.
 Peter Szendy
 
 (Tu mirada no descansa, tampoco la imagen. Las imágenes se persiguen, se cazan y se sustituyen unas a otras. El mundo es una sucesión de imágenes que ya son recuerdos al nacer. El intercambio es una ficción capitalista; su corazón negro es la plusvalía, la asimetría radical. Así también tus ojos, siempre en deuda, van detrás de una imagen fantasmal que se disolverá en cuanto otra se apodere de ella. Nunca la  tendrás del todo, nunca saldarás tu deuda. Tu deuda es infinita y solo se cancela con la muerte, a ojos cerrados, bajo el sol que cae a plomo sobre el duelo de un western. En el supermercado total de lo visible, no das tu tiempo por dinero: das tu tiempo, tu exiguo tiempo fascinado, por imágenes que circulan de pupila en pupila, como monedas  fugaces, como acreedores hipnóticos que nunca te dejarán en paz).