LOS ROTHSCHILD. Historia de una dinastía

LOS ROTHSCHILD
Ficha técnica
Editorial:
TUSQUETS
Año de edición:
ISBN:
978-84-7223-783-4
Páginas:
456
Disponibilidad:
Inmediata: Entrega en 24/48 horas

18,50 €
Comprar

Las biografías escritas por Herbert Lottman constituyen todo un acontecimiento cuando aparecen publicadas en el mundo entero. No sólo porque elige cuidadosamente sus personajes, sino porque, al situarlos en un contexto histórico más amplio, investigado y analizado con meticulosidad, acaban convirtiéndose en libro de cabecera de lectores curiosos y en referencia ineludible para especialistas. Por ejemplo, para trazar esta historia de toda una dinastía que hace Historia, Lottman ha buceado en archivos inéditos y en correspondencias privadas  jamás consultadas hasta ahora. «Ser rico como un Rothschild» es ya una expresión acuñada en todo el mundo, pero pocos conocen su origen y  los avatares por los que ha pasado esta familia judía para ser hoy tan poderosa y tan influyente. Ya muy a principios del siglo XIX, la condesa de Nesselrode, fascinada por el poder omnipresente de James Rothschild, el «Gran Barón», escribía a su marido: «¿Sabes quién es en  Francia el virrey e incluso el propio rey? íRothschild!». Probablemente ignorara que James, alias Jacob, era hijo de un simple cambista en el gueto de Frankfurt...La aventura de James Rothschild y sus descendientes, desde Alphonse hasta Guy y David, pasando por sus insignes esposas y hermanas, recorre dos siglos y atraviesa el mundo de las finanzas, la política y la economía internacionales, pese a su actitud pasiva en el célebre «caso Dreyfus», a los reveses durante la crisis de 1929, a las expoliaciones y el saqueo de sus bienes por los ocupantes nazis y el gobierno de Vichy, y a la nacionalización de su banca durante los primeros años del gobierno socialista de Mitterrand.  Banqueros, viticultores, industriales, financieros, agricultores, ganaderos, coleccionistas, mecenas, actores, escritores, excéntricos o  discretos, los Rothschild lo han sido todo y extienden su influencia económica y política de Londres a Israel pasando por España y Rusia. No en vano, contra viento y marea, la divisa familiar sigue siendo la misma: «Concordia,Integritas, Industria», armonía, integridad, trabajo.