EL ENEMIGO CONOCE AL SISTEMA. Manipulación de ideas, personas e influencias después de la econom­a de la atenc

EL ENEMIGO CONOCE AL SISTEMA
Ficha técnica
Editorial:
DEBATE
Año de edición:
EAN:
9788417636395
ISBN:
978-84-17636-39-5
Páginas:
304
Idioma:
CASTELLANO
Disponibilidad:
Inmediata: Entrega en 24/48 horas

17,90 €

Todo lo que no quieres pero necesitas saber sobre el poder, la economía, la sociedad y las telecomunicaciones en la era de la información. La red no es libre, ni abierta ni democrática. Es un conjunto de servidores, conmutadores, satélites, antenas, routers y cables de fibra óptica controlados por un número cada vez más pequeño de empresas. Es un lenguaje y una burocracia de protocolos que hacen que las máquinas hablen, normas de circulación que conducen el tráfico, microdecisiones que definen su eficiencia. Si la consideramos  un único proyecto llamado internet, podemos decir que es la infraestructura más grande jamás construida, y el sistema que define todos los aspectos de nuestra sociedad. Y sin embargo es secreta. Su tecnología está oculta, enterrada, sumergida o camuflada; sus algoritmos son opacos; sus microdecisiones son irrastreables. Los centros de datos que almacenan y procesan la información están ocultos  y protegidos por armas, criptografía, propiedad intelectual y alambre  de espino. La infraestructura crítica de nuestro tiempo está fuera de  nuestra vista. No podemos comprender la lógica, la intención y el objetivo de lo que no vemos. Todas las conversaciones que tenemos sobre esa infraestructura son en realidad conversaciones sobre su interfaz, un conjunto de metáforas que se interpone entre nosotros y el sistema. Un lenguaje diseñado, no para facilitar nuestra comprensión de esa infraestructura, sino para ofuscarla. El enemigo conoce el sistema pero nosotros no. Este libro te ayudará a conocerlo,  y a comprender por qué la herramienta más democratizadora de la historia se ha convertido en una máquina de vigilancia y manipulación de masas al servicio de regímenes autoritarios. Solo así podremos convertirla en lo que más falta nos hace: una herramienta para gestionar la crisis que se avecina de la manera más humana posible. No  tenemos un segundo que perder.